Factores importantes del servicio de laminación de vidrio

¿Sabía que el coste de mantenimiento de la línea de laminación puede variar mucho en función de su tecnología específica? Por ejemplo, los hornos con tecnología de calentamiento por infrarrojos requieren mucho más mantenimiento e implican mayores costes de mantenimiento.

Un mantenimiento regular puede hacer que su línea funcione sin problemas año tras año. Sin embargo, hay otros factores que pueden ayudarle a ahorrar miles de euros en costes de mantenimiento.

Los elementos térmicos pueden ser la causa del mayor coste

No hace falta decir que los equipos viejos y anticuados tienden a averiarse con más frecuencia, lo que le obliga a realizar un mantenimiento urgente en momentos inoportunos. Pero incluso los equipos más nuevos tienen trampas.

Siempre que el mantenimiento se lleve a cabo de acuerdo con las instrucciones, el mantenimiento básico de las cintas transportadoras, la lavadora, los elevadores y otras partes de la línea de laminado supone en realidad un coste relativamente pequeño. Descuidar el mantenimiento recomendado puede provocar un aumento de los costes de mantenimiento, así como interrupciones inesperadas de la producción debido a problemas con la línea.

A menudo, el mayor coste se deriva de tener que sustituir con frecuencia los elementos térmicos quemados. De hecho, esto suele convertirse en un coste anual bastante elevado, que debería haberse tenido en cuenta desde el principio. Y, por supuesto, además de los costes reales del calentador, hay que tener en cuenta el tiempo de inactividad de la línea, la mano de obra y los posibles costes de calidad causados por calentadores rotos.

Es bueno que esto se refiera principalmente a los hornos de laminación con tecnología de calentamiento por infrarrojos. La vida útil de las lámparas de infrarrojos sigue siendo bastante corta para este tipo de aplicaciones.

Como alternativa, un horno de convección ofrece una solución mucho más robusta y de bajo mantenimiento. Sus elementos calefactores pueden durar incluso décadas y además son mucho más baratos en comparación con las lámparas de infrarrojos. Por lo tanto, los hornos de convección requieren menos mantenimiento y proporcionan un mayor tiempo de actividad en las operaciones diarias.

Factor de servicio de la línea de laminación

También es importante tener en cuenta el factor de servicio de la línea. La configuración compleja de los componentes y el diseño de los hornos exigen más tiempo -y costes- para las futuras necesidades de mantenimiento.

Lo ideal es que la línea se diseñe para simplificar el flujo de trabajo de mantenimiento de los responsables de las reparaciones posteriores y reducir al mínimo las necesidades de piezas de repuesto.

Si quiere comprobar si su línea de laminación actual funciona de forma eficiente en términos de mantenimiento, a continuación le presentamos algunas preguntas que debe hacerse. O, si está pensando en adquirir una línea, vale la pena preguntárselas a sus posibles proveedores.

¿Cuáles son los componentes más críticos que requieren mantenimiento?
– ¿Es fácil conseguir las piezas de repuesto necesarias?
– ¿Cuál es el plazo de entrega de las piezas de repuesto?
– ¿Cuál es la facilidad de mantenimiento?
– ¿Cuál es el tiempo de funcionamiento previsto de la línea?
– ¿Tiene algún acuerdo de servicio disponible?
– ¿Cómo es su programa de mantenimiento?
– ¿Cuál es su experiencia con el tiempo de respuesta del servicio técnico?

Tratar el equipo con cuidado

Por lo general, la línea de laminación de una instalación de procesamiento de vidrio es una parte extremadamente importante del negocio. También es una de las principales inversiones y seguramente querrá que dure mucho tiempo. Aunque el proveedor de la línea desempeña un papel muy importante a la hora de ofrecer soluciones sólidas y fiables, también depende directamente de cómo trate usted la línea a lo largo de su vida útil.

En conclusión, he aquí algunos consejos prácticos sobre cómo puede mantener bien su línea de laminación y prolongar su longevidad.

1. Realice una inspección visual de la línea a intervalos regulares según las instrucciones del fabricante. Las pequeñas comprobaciones rutinarias suelen ser suficientes para detectar problemas inminentes.
2. Preste atención a la calidad de sus productos de salida: los fallos en la línea pueden provocar cambios en la calidad.
3. Lleve a cabo el mantenimiento tan pronto como se comunique el fallo. Esperar puede causar problemas más graves.
4. Forme a su equipo. Todo su equipo debe conocer el cuidado adecuado de su línea.
5. Considere la posibilidad de invertir en un acuerdo de servicio. Un acuerdo de servicio eficaz le permitirá pasar todas las preocupaciones a los profesionales experimentados.

Si está interesado en saber más sobre otros aspectos específicos del negocio de la laminación de vidrio, asegúrese de consultar la Guía del comprador de líneas de laminación.

¿Quiere saber más?

Suscribirse al boletín de noticias de Glastory

Compartir esta historia

Acerca del autor